Seis cosas que provocan la retención de líquido y cómo se soluciona

La retención de líquidos en distintas zonas del cuerpo es una condición denominada hidropesía. No se trata de una enfermedad propiamente dicha, pero es un malestar que no debe ser ignorado, puede alterar la condición normal del organismo y se muestra como un síntoma de otras enfermedades. Suele afectar a las mujeres principalmente.

Para entender cómo ocurre, hay que saber que el cuerpo trabaja bajo un sistema donde interactúan una serie de hormonas que ajustan sus diversas funciones. De igual manera, hay que recordar que el agua suele ser depurada del organismo por la orina o a través del sudor.

Sabemos que el agua forma parte de casi todo el cuerpo y dentro del mismo hay un sistema que permite el paso de agua a todas sus partes. Cuando este líquido se acumula entre los tejidos, se habla de retención de líquidos. Puede ser ocasionado por muchos factores aunque influye principalmente la mala alimentación.

No es demasiado difícil de tratar este malestar, aunque por lo general es tan sólo un síntoma de un problema más grave. Son diversos los factores que influyen en la acumulación de líquidos y queremos ayudarte a prevenirlo, por lo que te los explicaremos brevemente.

Estos son los principales factores de riesgo para la acumulación de líquidos

Falta de potasio: se trata de un mineral que ayuda a regular la hidratación del cuerpo y funciona regenerando los tejidos. Se encuentra principalmente en el plátano.

Déficit de magnesio: al día se necesita por lo menos 200ml de magnesio para prevenir inflamación en los tejidos del cuerpo. Los mejores alimentos para suplir la falta de este mineral son el aguacate, frutos secos, salvado de trigo, semillas, hierbas secas.

Bajo consumo de vitamina B6: aunque la falta de vitaminas es perjudicial, esta en particular provoca la aparición de enfermedades crónicas.

La deshidratación: sabemos que al día el cuerpo necesita ingerir por lo menos 2 litros de agua. De lo contrario, son diversos los problemas de salud que derivan en la retención de líquidos.

Azúcar en exceso: la diabetes, obesidad y problemas sanguíneos son algunos problemas que con frecuencia propician la retención de líquidos en el organismo.

El consumo de sodio: el exceso de este mineral influye en la inflamación y daño de diversas partes del organismo, especialmente en las extremidades. Se halla principalmente en la sal de cocina y debe suspender totalmente su uso ante la retención de líquidos.

No dejes de compartir esta información en tus redes sociales.

Comenta!